20 de septiembre de 2017

"Dibujos animados", de Félix Romeo

Dibujos animados Félix Romeo
FICHA TÉCNICA:
Género: Narrativa
Editorial: Anagrama

SINOPSIS: 
La historia de un adolescente que no diferencia la realidad de un episodio de Coyote y Correcaminos. Un relato de aprendizaje que es la crónica lateral de la generación que creció en la España de la transición. Escrita con una asombrosa economía de recursos, esta novela que revela a un narrador de estilo despojado y muy personal ganó el Premio Ícaro de Literatura y fue seleccionada por El País como una de las novelas más destacadas de los últimos veinticinco años. 

OPINIÓN:
Félix Romeo construye una novela a retales compuesta por más de 100 capítulos que suelen constar de uno o dos pequeños párrafos. Se puede entender dentro de las llamadas novelas de iniciación por tratar la infancia del autor/protagonista (el cariz autobiográfico es muy evidente), pero al poco de comenzar a leer uno se siente muy lejos de los tópicos ejemplos del género como ‘El guardián entre el centeno’ o ‘David Copperfield’. Más que una novela de iniciación, se trata de una suerte de autobiografía / crónica de una generación, de aquella que transitó los últimos años del Franquismo, según leo en otras reseñas, aunque, por mi parte, he visto algún guiño a los primeros ochenta, abarcando la narración desde la infancia a la primera adolescencia.
Se trata de una narración bastante abstracta, donde el lector juega a adivinar si lo que se cuenta ocurrió de verdad o sólo en la mente del autor; si se trata de un recuerdo muy difuso o incluso del recuerdo de un recuerdo. No son pocos los pasajes de marcado corte surrealista, como el episodio del hámster suicida o el visionado de cierto capítulo de Popeye con su vecina coja, en el que Brutus intenta secuestrar a Olivia. De este modo, y con pequeños saltos en el tiempo, oscilamos entre el seminario, la academia militar, esnifar cola, atracar farmacias y estrellarse en coches robados, entre otras muchas cosas menos ruidosas pero tanto o más llamativas una vez situados dentro de la historia. Todo narrado con maneras de infante, sin ornamentos y con mucha repetición de términos, algo que suele ponerme nervioso pero que en esta ocasión, en parte gracias a su absurdo, y por momentos negro, humor, no me ha impedido disfrutar la lectura. Es lo primero que leo de este autor, cuya obra seguiré investigando, y lo recomiendo.

19 de septiembre de 2017

"Venezia", de David Pintor

Venezia David Pintor
FICHA TÉCNICA:
Género: Álbum ilustrado
Editorial: Kalandraka

SINOPSIS: 
Desde la Piazza di San Marco, a Ponte Rialto, pasando por Campo della Magdalena, un mágico paseo por la ciudad de los canales de la mano de un dibujante soñador que nos envuelve en colores y surcos de góndola.

OPINIÓN:
En bicicleta, con su cuaderno de dibujo, acompañado de gatos y palomas, y al son del violín, el ilustrador se pierde por Venecia. Sin texto, excepto por un pequeño párrafo introductorio, las bonitas ilustraciones nos transportan por los lugares más emblemáticos y entrañables de la ciudad italiana.
He disfrutado mucho pasando una y otra vez las páginas de este precioso álbum ilustrado, en las que el autor pone a volar la imaginación y siempre descubres un nuevo detalle. Muy recomendable.
Esther Rodríguez

17 de septiembre de 2017

"El cuento de la criada", de Margaret Atwood

El cuento de la criada Margaret Atwood
FICHA TÉCNICA:
Género: Narrativa
Traducción: Elsa Mateo Blanco 
Editorial: Salamandra

SINOPSIS: 
Amparándose en la coartada del terrorismo islámico, unos políticos teócratas se hacen con el poder y, como primera medida, suprimen la libertad de prensa y los derechos de las mujeres. Esta trama, inquietante y oscura, que bien podría encontrarse en cualquier obra actual, pertenece en realidad a esta novela escrita por Margaret Atwood a principios de los ochenta, en la que la afamada autora canadiense anticipó con llamativa premonición una amenaza latente en el mundo de hoy.
En la República de Gilead, el cuerpo de Defred sólo sirve para procrear, tal como imponen las férreas normas establecidas por la dictadura puritana que domina el país. Si Defred se rebela —o si, aceptando colaborar a regañadientes, no es capaz de concebir— le espera la muerte en ejecución pública o el destierro a unas Colonias en las que sucumbirá a la polución de los residuos tóxicos. Así, el régimen controla con mano de hierro hasta los más ínfimos detalles de la vida de las mujeres: su alimentación, su indumentaria, incluso su actividad sexual. Pero nadie, ni siquiera un gobierno despótico parapetado tras el supuesto mandato de un dios todopoderoso, puede gobernar el pensamiento de una persona. Y mucho menos su deseo.
Los peligros inherentes a mezclar religión y política; el empeño de todo poder absoluto en someter a las mujeres como paso conducente a sojuzgar a toda la población; la fuerza incontenible del deseo como elemento transgresor: son tan sólo una muestra de los temas que aborda este relato desgarrador, aderezado con el sutil sarcasmo que constituye la seña de identidad de Margaret Atwood. Una escritora universal que, con el paso del tiempo, no deja de asombrarnos con la lucidez de sus ideas y la potencia de su prosa. 

OPINIÓN: 
He leído “El cuento de la criada” una novela que la escritora Margaret Atwood publicó en 1985, pero que se puso de moda al estrenarse este año en televisión una serie basada en la misma.
Se trata de una distopía narrada en primera persona por la protagonista, un personaje un tanto opaco, con quien no he sentido ninguna empatía; en realidad, no he sentido empatía con ninguno de los escasos personajes que pululan por la trama; una historia con tintes políticos y cierta crítica social, a la que también hay quien tilda de feminista, que no ha conseguido engancharme en absoluto. 
En una época indefinida y en medio de un ambiente claustrofóbico y gris, se desarrolla una trama inverosímil (incluso para una distopía) en la que los escasos y poco interesantes personajes, incluida la protagonista, están despersonalizados al igual que la propia historia, que adolece de concreción, de definición y de diálogos inteligentes, por lo que la novela en general me ha resultado absurda y no me ha gustado nada. 
Yolanda Castilla Galdos

15 de septiembre de 2017

"Madre e hija", de Jenn Díaz

Madre e hija Jenn Díaz
FICHA TÉCNICA:
Género: Narrativa
Editorial: Destino

SINOPSIS: 
La muerte de Ángel –el padre de familia, el marido, el hermano, un hombre hecho y derecho– cambia para siempre la existencia de las mujeres de su vida. Su hermana Dolores, su mujer Gloria y sus hijas, Ángela y Natalia, verán cómo la forma que habían tenido sus días no volverá a ser la misma. Juntas tendrán que afrontar la pena por la pérdida del cabeza de familia, y seguir adelante en una casa habitada sólo por mujeres, en la que ya no existe la referencia del hombre. A través de cada una de ellas conoceremos sus maneras de entender el mundo y el amor, y sus formas particulares de expresar el afecto. Porque no existe un solo modelo de mujer, y porque no hay un único modo de vivir la vida. Con una voz inusual y muy cercana, Jenn Díaz nos cuenta a través del narrador de esta historia, como si de un personaje se tratara, la vida de cuatro mujeres fuertes y a la vez frágiles, y cómo afrontan su necesidad de lo masculino, justo en el momento en que su máximo representante desaparece

OPINIÓN:
Novela coral centrada en el universo femenino formado por las mujeres de una misma familia, madre, hija y tía. Otros personajes, con no menos importancia en sus vidas, son el marido/padre/hermano muerto, el amante, el pretendiente... El libro nos sumerge en los pensamientos –a veces demasiado enrevesados y faltos de esperanza–, deseos y miedos, de esas mujeres. No hay concreción temporal en la historia, tanto podría situarse hace 50 años como en una fecha más cercana.
Su lectura induce a reflexiones interesantes sobre temas diversos: las relaciones madre-hija, la maternidad o el derecho a decidir no tener hijos, los diferentes tipos de relaciones de pareja, el qué dirán, la soledad, la falta de comunicación y un largo etcétera. Lo que más me ha gustado es el análisis psicológico que hace la autora de los personajes femeninos, bien plasmados, cercanos y verosímiles. Lo que menos la tristeza y pesimismo que refleja la novela en su conjunto. No obstante no me arrepiento de haberla leído; aunque en algún momento me ha costado seguir por esa constante e inquietante falta de esperanza latente, la narración es sencilla y se lee bien.
Esther Rodríguez

14 de septiembre de 2017

"La mujer que buscaba", de Nawal El Saadawi

La mujer que buscaba Nawal El Saadawi
FICHA TÉCNICA:
Género: Narrativa
Traducción: Alejandra Devoto
Editorial: Martínez Roca

SINOPSIS: 
"La mujer que buscaba" es un recorrido por la vida de una mujer árabe, de la que se espera que no tenga vida propia ni ambiciones, pero que no puede tampoco conformarse con dejar dormir su inteligencia

OPINIÓN:
La novela está protagonizada por Fouada, una joven de 30 años cuyo trabajo le resulta insoportable, y cuando su amante se ausenta inexplicablemente, poco a poco pasa de la preocupación y búsqueda inicial a plantearse el sentido de su vida. Incluso el lograr lo que siempre había soñado no evita el desmoronamiento interior en el que cae.
Es un texto muy introspectivo, que a pesar de ser breve me ha resultado costoso de leer. Creo que en realidad la autora encarna en Fouada lo que podría generalizarse a muchas mujeres árabes. En ese sentido es una historia triste y descarnada. Aunque no me ha gustado mucho, me parece un libro interesante por lo que muestra.
Esther Rodríguez
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...