23 de enero de 2018

"El jinete de la tormenta", de Darío Lozano

E jinete de la tormenta Darío Lozano
FICHA TÉCNICA:
Género: Narrativa
Editorial: Boria Ediciones

SINOPSIS: 
Víctor es una joven promesa de la hotelería que ha sido contratado por el mejor hotel de Madrid para el turno de noche. Convencido de su inminente ascenso a Director General, se ha comprado un coche acorde al puesto.
Víctor es un cincuentón divorciado, calvo, gordo y exconvicto, que quema su vida entre un cochambroso apartamento de alquiler de 30 metros cuadrados y su trabajo en el turno de noche de un geriátrico.
Sí, hablamos del mismo Víctor.
El mejor amigo de Víctor es un excéntrico multimillonario, dueño de un pueblo en la costa gallega, acusado de secuestro y pederastia.
Ricardo Espaldier es el seudónimo con el que firma sus novelas el enigmático creador del espía Crusat, una suerte de James Bond español que revienta el mercado con cada nueva publicación y su posterior adaptación cinematográfica.
Ricardo Espaldier es el mejor amigo de Víctor.
Esteban Buonote es un filósofo misántropo que llegó a publicar dos ensayos de escasa tirada por los que los coleccionistas pagan cantidades desorbitadas. Afirma que los Jinetes del Apocalipsis son siete y una vez llegó a ver al quinto: El Jinete de la Tormenta.
Esteban Buonote es Ricardo Espaldier.
Nadie sabe quién es Erika.
Una anciana a una botella de bourbon pegada, una pitonisa de pelo encrespado, una dominatrix de ciento sesenta kilos, policías apostando sobre la suerte de un donante de esperma, incesto, heroína, Charles Dickens, Julio Verne, Alejandro Dumas, Superman, Batman, Iron Man y recuerdos que se vuelven espuma de mar al caer sobre las olas del Atlántico completan el lienzo sobre el que Darío Lozano sitúa a Víctor y Esteban, en una historia donde, por encima de todo, se habla de amistad y de amor a la literatura.

OPINIÓN:
Novela muy entretenida, el interés no decae en ningún momento. Se entiende todo perfectamente, un logro, dada la variedad de personajes y peripecias.
Hay páginas duras sobre un tema, el sexo aberrante en la familia, imposible de suavizar. Recordé por momentos el miedo y el alivio que se sienten en "La noche del cazador", la peli de Charles Laughton. Hay sexo y drogas fuertes. Por lo demás, la novela es humorística, pese a las desgracias narradas; muy pertinente el homenaje a "La conjura de los necios", fácil de captar.
Referencias amables y graciosas al cine, al cómic; feroces a la televisión y la prensa. Sobre todo, amor por los libros y la lucha azarosa que supone escribir.
Narración sobre la amistad entre gente con tendencia al abismo. Relaciones extravagantes quizá, pero verosímiles. El autor muestra su realismo perspicaz en cosas como: La falsa integración de los chabolistas en la vida de los barrios madrileños; el consumo de hachís como convención social, no rebeldía ni marginalidad; la idea de que un personaje muera por los efectos de la ley anti tabaco.
Boria Ediciones, 407 páginas, diciembre de 2017.

Luis Miguel Sotillo Castro

22 de enero de 2018

"Celeste 65", de José C. Vales

Celeste 65 José C Vales
FICHA TÉCNICA:
Género: Narrativa
Editorial: Destino

SINOPSIS: 
En los años 60, Linton Blint, un hombre con una vida gris, amargado por su falta de carácter y maltratado por su familia, se ve obligado a huir de Inglaterra.
Aunque siente terror por un mundo del que desconfía y que desconoce (el mundo pop y rebelde de los años 60), llega a la ciudad de Niza, en la Riviera francesa, donde asiste con asombro a todo el brillo y el fulgor del verano en una de las ciudades más glamurosas del mundo, rodeado de música pop, rabiosísima moda y estrellas de cine.
Se hospeda en el lujoso hotel Negresco, y sin saber muy bien cómo acaba envuelto en una intriga delirante donde se mezclan las locuras de los años 60 con los conflictos políticos a gran escala que también caracterizaron esa época. 
Enredado en una cruel tela de araña criminal, Linton tendrá que superar sus miedos y su apocamiento para convertirse en un héroe, tanto en el amor, como en la brillante sociedad nizarda.

OPINIÓN:
Con “Celeste 65” José C. Vales cambia la Biarritz de su galardonada última novela por Niza. Ambas soleadas y glamurosas, a la vez que frívolas y ostentosas. Son varios los puntos en común entre “Celeste 65” y “Cabaret Biarritz”: ambas son mordaces y divertidas, y destacan por su originalidad. Leerlas es un auténtico placer. 
“Celeste 65” es un historia ambientada en el pop de los años 60, llena de referencias musicales. De esa clase de novelas de las que te apetece releer. Su protagonista, Nigel, es todo un personaje: un aparentemente anodino entomólogo que acaba en una atmósfera lujosa y superficial. La premisa atrae desde el primer momento. La prosa de José C. Vales es ocurrente, satírica e incisiva. Una novela para zambullirse en ella y disfrutarla.
Ana Rayas

20 de enero de 2018

"La composición de la sal", de Magela Baudoin

La composición de la sal Magela Baudoin
FICHA TÉCNICA:
Género: Narrativa, Cuentos
Editorial: Navona

SINOPSIS: 
Los cuentos de Magela Baudoin son sin duda singulares, ofrecen meticulosas observaciones, comparten un acto secreto y aluden a algo siempre mayor que el argumento que proponen. Es como si Baudoin nos contara sus relatos con la mayor aparente franqueza, pero nosotros, los lectores, intuimos detrás de las palabras una reticencia oscura, motivos nunca confesados, razones secretas, personajes y lugares de cuyo nombre Baudoin no quiere acordarse. La apariencia explícita, franca, abierta de sus cuentos nos engaña, pero con tal habilidad que aceptamos ser engañados. Sus atmósferas son amenazadoras, tenebrosas, vísperas de tormentas. 
Hay atisbos de humor pero su sonrisa es sardónica, llena de ironía, acusadora. Llegamos a la última página de un cuento de Baudoin y nos preguntamos ¿qué fue exactamente lo que nos contaron? ¿Cuál es el verdadero argumento, la auténtica trama de esta historia? Conocemos el desarrollo de la trama, el principio y el fin, el ambiente en el que suceden los eventos, la voz de los hombres y mujeres que pueblan sus páginas, pero sin embargo, al mismo tiempo sentimos que algo esencial se nos escapa. ¿Qué fue lo que no vimos, qué fue lo que no hubiéramos debido perder? 
Esta calidad de promesa postergada define la delicada narrativa de Magela Baudoin. 
(Del prólogo de Alberto Manguel)
Premio Hispanoamericano de Cuento Gabriel García Márquez 2015.

OPINIÓN:
Bajo este título se recopilan catorce cuentos de la autora que además ganaron en su conjunto el “II Premio Hispanoamericano de Cuento Gabriel García Márquez” en 2015. La diversidad de voces y personajes que aparecen los convierte en pequeños universos únicos y singulares, de los que no se quiere salir. Algunos admiten diversas interpretaciones, los terminas y te preguntas, tal y como indica en el prólogo Alberto Manguel, “¿qué fue exactamente lo que nos contaron?”, o como la frase de Borges que también cita, “la inminencia de una revelación que no se produce”, pues hay significados o palabras que se intuyen pero que no se han escrito. Me ha gustado esa libertad para imaginar pormenores que se le concede al lector.
No he leído ninguno de los cuentos con desagrado, al contrario, la mayoría me han encantado. Desde la convivencia por conveniencia de la pareja de “Amor a primera vista” –el primero de ellos y que ya te deja con ganas de saber más–, o “La noche del estreno” –triste y bello relato con un lavandero singular–, el curioso “La composición de la sal” –da título al libro y tiene uno de los finales más enigmáticos–, o el extraño y escalofriante “Moebia”, “Borrasca” –un breve acercamiento a la familia Brontë–, “Sonata de verano porteño” –esconde en sí mismo todo un mundo–, hasta el último y excelente “Un reloj. Una pelota. Un café” –con ese pequeño y entrañable protagonista al que darías un abrazo–. Frágiles historias cotidianas donde hay recuerdos, soledad, drama, melancolía, pero siempre un fondo de amor a la vida.
En mi opinión estos cuentos, que te transportan y hacen pensar, están muy bien narrados, escritos con delicadeza y con un gran dominio del lenguaje. Una lectura que me ha gustado mucho y que recomiendo a los amantes de los relatos breves.
Esther Rodríguez

19 de enero de 2018

"América", de Manuel Vilas

América Manuel Vilas
FICHA TÉCNICA:
Género: Narrativa
Editorial: Círculo de Tiza

SINOPSIS: 
América es el resultado de un viaje y de una ensoñación. Un relato asombrado por una inmensa vastedad de una nación, los Estados Unidos, que tiene las proporciones de un planeta entero en el que todo cabe. América es la representación de un espacio mítico; contradictorio, hermoso y siempre excesivo.
El viaje de Manuel Vilas por este espacio es una deriva sentimental y alucinada por ciudades a las que no va nadie o a las que va todo el mundo, moteles fantasma, autopistas infinitas. Y es también un viaje de la memoria por el que desfilan cantantes de rock, escritores, artistas, iconos del Pop, viejas glorias olvidadas o los Simpson como metáfora de la nueva American Way of Life.
La mirada poética de Manuel Vilas guía al lector por las páginas de América y anticipa la llegada al poder de un personaje tan irreal como su nuevo Presidente Donald Trump. Porque nadie sabe hacia dónde caminan los Estados Unidos, porque nadie sabe hacia donde camina la vida política en la tierra.

OPINIÓN:
A caballo entre el ensayo (sobre todo cultura pop e importancia de la literatura española al otro lado del charco) y el libro de viajes, también asoma varias veces en cada página la poesía (libre, salvaje y exaltada) de su autor.
En primera persona, Vilas cuenta lo que ve y siente, y todo análisis y/o reflexión queda circunscrita a su manera de pensar, es una descripción del escalofrío que en cada momento recorre su espalda, no hay sentencias universales (sí personales, y muchas, además).
Parecen destacar en esta tormenta de ideas el amor por los hoteles (por los vestíbulos, en concreto) y el miedo al olvido, a la desaparición de la ciudad a favor de una serie de edificios atravesados por carreteras (aunque admitiendo también sus ventajas, como la de encontrar casi siempre aparcamiento). Aun así, y algo paradójicamente, afirma Vilas que la ciudad no pierde el nombre y siempre será recordada, no como los hombres. Cualquiera (Cervantes, Elvis, Bowie, el propio Vilas…) será tarde o temprano olvidado.
Sirve también el texto al autor para homenajear a la creación. No a la creación divina (Vilas es ateo, aunque no recuerdo si llega a mencionar ese hecho en esta obra), sino a la artística, a todos quienes quisieron dejar algo para (intentar) ser recordados. Camina por estas páginas un variopinto reparto donde encontramos a Homer Simpson (en realidad, habría que decir Matt Groening), Lou Reed, Elvis, Warhol, García Márquez, Whitman, T.S. Elliot, Neruda, Poe, Bowie…
Y Donald Trump, por supuesto.
Vilas en estado puro y una obra que, en mi opinión, hay que recomendar.

18 de enero de 2018

"Al este de Occidente", de Miroslav Penkov

Al este de Occidente Miroslav Penkov
FICHA TÉCNICA:
Género: Narrativa
Traducción: Daniel Gascón
Editorial: Seix Barral

SINOPSIS: 
Al este de Occidente es un libro único escrito por un autor único. Miroslav Penkov emigró de su Bulgaria natal a los Estados Unidos con dieciocho años. A los veintiocho se ha convertido ya en una estrella literaria en su país de acogida, cuyos relatos han sido calificados de «maravillosos» por Salman Rushdie y serán publicados próximamente en doce países.
Penkov nos sumerge en estas páginas en siglos de tumulto de la historia de Bulgaria y la Europa del Este, y nos presenta un entrañable elenco de personajes atrapados entre la nostalgia del pasado y el anhelo de un futuro imposible: dos enamorados se reúnen una vez cada cinco años en el río que divide su pueblo entre el Este y Occidente; un nieto intenta comprar el cadáver de Lenin en eBay para regalárselo a su abuelo comunista. Pero incluso cuando el peso de la historia o el dolor del exilio parecen insoportables, los relatos de Al este de Occidente están animados por un inigualable sentido del absurdo y una rotunda afirmación de esperanza.
Como hiciera James Joyce en Dublineses u Orhan Pamuk en Estambul, Penkov teje un retrato de su tierra natal y las almas de sus gentes, y consigue a través de estos relatos trascender fronteras: demuestra que el amor, la muerte y todo aquello que nos hace humanos permanece inalterable en el espacio y el tiempo.

OPINIÓN:
Ha sido una grata sorpresa la lectura de AL ESTE DE OCCIDENTE de MIROSLAV PENKOV joven autor que, con apenas 30 años en el momento de su publicación (2012), demuestra una gran pericia en la composición de estas ocho historias de tal modo que no he tenido la sensación de una lectura fragmentada en donde cada relato es independiente, sino que ha prevalecido la percepción de unidad motivada por la virtuosa disposición de los núcleos temáticos.
En primer lugar, Penkov se instala en un contexto espacial muy concreto: Bulgaria. He de confesar mi absoluta y completa ignorancia en torno a este país y sus vicisitudes históricas: sus frágiles cinco fronteras, las convulsas transformaciones a las que se sometió a la población (cambio de nombre y religión) según el dominador del momento (turcos, en primer lugar, y dominación soviética, en segundo), por no citar la sangría de las dos guerras de los Balcanes.
En segundo lugar, nos va presentando los desgarros que produjo la caída del muro de Berlín y el abandono de la ideología comunista en amplísimos segmentos de población: en los mayores, porque veían que el mundo que habían fraguado y por el que habían luchado se desmoronaba y en los jóvenes, porque las grandes esperanzas depositadas en el cambio no fructificaban.
Y en tercer lugar, nos revela los sinsabores de la emigración al país de las oportunidades, América (que hace el mismo Penkov a los 18 años) y la nostalgia infinita de todo lo abandonado en Bulgaria. Cito un fragmento de uno de sus mejores relatos "Comprar a Lenin":
"Cuando mi abuelo se enteró de que me iba a estudiar a Estados Unidos, me escribió una nota de despedida. "Cerdo capitalista - decía la nota -, buen viaje. Con amor, tu abuelo." Estaba escrita en una arrugada papeleta roja de las elecciones de 1991, que era una pieza esencial de la colección de papeletas comunistas de mi abuelo y llevaba las firmas de todos los habitantes del pueblo de Leningrado. Me emocionó ser objeto de ese honor y escribí a mi abuelo la siguiente respuesta: "Pardillo comunista, gracias por tu carta. Me voy mañana, y cuando llegué intentaré casarme con una estadounidense lo antes posible. Tendré muchos hijos estadounidenses. Con amor, tu nieto.”
¡Un placer lector en toda regla!

Ana Ballester Gallego
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...