19 de febrero de 2018

"Berta Isla", de Javier Marías

Berta Isla Javier Marías
FICHA TÉCNICA:
Género: Narrativa
Editorial: Alfaguara

SINOPSIS: 
«Durante un tiempo no estuvo segura de si su marido era su marido. A veces creía que sí, a veces creía que no, y a veces decidía no creer nada y seguir viviendo su vida con él, o con aquel hombre semejante a él, mayor que él. Pero también ella se había hecho mayor por su cuenta, en su ausencia, era muy joven cuando se casó.»
Muy jóvenes se conocieron Berta Isla y Tomás Nevinson en Madrid, y muy pronta fue su determinación de pasar la vida juntos, sin sospechar que los aguardaba una convivencia intermitente y después una desaparición. Tomás, medio español y medio inglés, es un superdotado para las lenguas y los acentos, y eso hace que, durante sus estudios en Oxford, la Corona ponga sus ojos en él. Un día cualquiera, «un día estúpido» que se podría haber ahorrado, condicionará el resto de su existencia, así como la de su mujer.
Berta Isla es la envolvente y apasionante historia de una espera y de una evolución, la de su protagonista. También de la fragilidad y la tenacidad de una relación amorosa condenada al secreto y a la ocultación, al fingimiento y a la conjetura, y en última instancia al resentimiento mezclado con la lealtad.
O, como dice una cita de Dickens hacia el final del libro, es la muestra de que «cada corazón palpitante es un secreto para el corazón más próximo, el que dormita y late a su lado». Y es también la historia de quienes quieren parar desgracias e intervenir en el universo, para acabar encontrándose desterrados de él. 

OPINIÓN:
He leído “Berta Isla”, la última novela de Javier Marías y que algunos críticos consideraban como “El libro del año”. Lo empecé con ilusión y lo terminé con ganas de acabarlo de una vez .
No leo mucho a Javier Marías, porque parece que todas sus novelas son un poco la misma aunque cambien ligeramente las tramas. Su escritura, indudablemente es brillante y rica, pero sus libros, en general son densos, lentos, reiterativos y en este caso, con una historia con cierta intriga pero con aspectos inverosímiles y un desenlace previsible, que deja muchas incógnitas.
Berta Isla, la principal protagonista de la novela, reflexiona y reflexiona y reflexiona sobre la espera, el amor, la duda, la confianza, la mentira, la soledad… debido a las largas ausencias y el secretismo de su marido, un personaje clandestino, a quien con el paso del tiempo, apenas reconoce, mientras el autor, que sitúa la acción (si le podemos llamar acción) a mediados del siglo veinte, da un pequeño repaso a algunos de los conflictos de nuestra historia reciente, desde los últimos años de Franco y las manifestaciones estudiantiles, hasta los años noventa, con la caída del muro de Berlín, la guerra de las Malvinas o el conflicto del Ulster.
Una novela introspectiva y filosófica, con un léxico poderoso, muchas reflexiones, poco diálogo y poca acción (marca de la casa) que encandila a algunos (respeto) y acaba resultando pesada a otros. Yo me encuentro entre estos últimos.

Yolanda Castilla Galdos

18 de febrero de 2018

"Asesinato en el jardín botánico", de Santo Piazzese

Asesinato en el jardín botánico Santo Piazzese
FICHA TÉCNICA:
Género: Narrativa
Traducción: Pepa Linares
Editorial: Siruela

SINOPSIS: 
¿Dónde han ido a parar los crímenes sanos, buenos, misteriosos; esos que hacen habitables todos los países civilizados de este mundo; los que tienen un móvil perfecto en el que ahondar, como hacía el comisario Maigret, para llegar así a los mecanismos elementales del ser humano y que tanto echamos de menos los lectores de novela negra? El ahorcamiento cometido en pleno siroco en el Jardín Botánico de Palermo es de esa clase: lúdico, inteligente, magistral.
Dirige la investigación Lorenzo La Marca, docente universitario, detective circunstancial y heredero descreído del espíritu de Mayo del 68; un refinado, irónico y sentimental cruce entre el príncipe Fabrizio de El Gatopardo y el mejor Philip Marlowe. Una intriga a ritmo de blues y de jazz, de western y cine de la nouvelle vague, de libros y literatura, de humor y de amor en una Sicilia por la que dejarse guiar con la facilidad y la felicidad de quien sigue sin pensarlo los compases de una melodía familiar. Un indiscutible clásico moderno de la literatura policiaca europea. 

OPINIÓN:
La novela se centra en Lorenzo La Marca, profesor universitario del que no se especifica la edad pero que yo situaría alrededor de los 40 años, narrador y protagonista, y alrededor del cual gira toda la trama. Personaje singular, soltero, culto, reflexivo, con un punto de cinismo e ironía, vive y trabaja en Palermo, ciudad muy presente en el libro. Conocemos su día a día, sus costumbres, sus romances, solo accidentalmente se encuentra con un antiguo compañero muerto aparentemente por suicidio, hecho del que Lorenzo desconfía e inicia su propia investigación, con la ayuda puntual de un amigo comisario.
Personalmente no clasificaría el libro como novela negra o policíaca, como parecen indicar título y sinopsis, creo que no cumple los requisitos habituales del género, la parte de intriga es mínima y tampoco el ritmo es nada ágil como suele suceder normalmente, todo lo contrario.
El estilo y vocabulario del narrador me ha parecido bastante rebuscado, el uso constante de expresiones tipo “peristalsis combativa” –para decir que tiene hambre–, “metabolismo esquizoide”, “exsesentayochista” y otras similares no me han convencido. También es una lectura muy “italiana”, con constantes indicaciones de edificios, calles o lugares de la zona. Se incluyen asimismo muchas referencias musicales, literarias, cinematográficas, nombres de plantas –la biología es la especialidad del autor y del protagonista–... Sumado el estilo del narrador, el ritmo lento de la trama y la búsqueda frecuente en internet –ya sea de vocabulario o de alguna de las referencias–, no hacen que sea una lectura muy ligera.
En resumen diría que es una novela en la que destaca el protagonista 
extravagante al principio aunque al final he empatizado con él–, la ambientación es muy buena, y hay cierta dosis de intriga pero poca acción. Una lectura entretenida que no me ha disgustado pero que tampoco será mi lectura del año.
Esther Rodríguez

17 de febrero de 2018

"El atlas fantasma", de Edward Brooke-Hitching

El atlas fantasma Edward Brooke-Hitching
FICHA TÉCNICA:
Género: Narrativa
Traducción: Alfonso Rodríguez Arias
Editorial: Blume

SINOPSIS: 
Grandes mitos, mentiras y errores de los mapas.
Se trata de los relatos más sorprendentes de las crónicas de exploración: emocionantes narraciones de aventureros polares homicidas, bucaneros desquiciados, monjes navegantes y toda una serie de pintorescos personajes.
Un viaje cautivador por los temores de nuestros ancestros a través de fantasías y erróneas concepciones del mundo, con los motivos que llevaron a reflejar los territorios y los seres inexistentes: una antología imprescindible de misterio y aventuras que discurre por un mundo reconocible, pero mucho más extraño que el que conocemos en la actualidad.

OPINIÓN:
Hoy. Navega por Internet, sentado en una silla ergonómica, en una sala clara y confortable. Persigue sombras de planetas sobre sus soles, hace mapas de los cuerpos del sistema solar. Es cartógrafo. Ilusionado pero, a ratos, ligeramente aburrido.
Antaño. Navega en un cascarón de madera, tela y brea. Persigue accidentes geográficos, intenta no confundirlos con nubes ni ilusiones, espejismos. Hace mapas de costas y mares, se interna físicamente en océanos desconocidos. Es cartógrafo. Está ilusionado y tiene miedo.
Este libro trata de intrépidos navegantes y exploradores terrestres; algunos de ellos, farsantes embaucadores. El resultado es un volumen precioso, de periplos y peripecias bonitamente ilustrados con mapas de lugares que nunca existieron, en los que la gente creyó durante siglos.
Un mar interior en Estados Unidos, Tule, la Atlántida, El Dorado, San Borondón, la isla de los demonios. Monstruos marinos, humanos inverosímiles. Un fantástico etc de maravillas, mientras un obispo celebra misa en el lomo de una ballena.
Edita BLUME, 256 páginas casi todas ilustradas. 2017, 25 euros.

Luis Miguel Sotillo Castro

14 de febrero de 2018

"Las manos de los maestros. Ensayos selectos I", de J. M. Coetzee

Las manos de los maestros Coetzee
FICHA TÉCNICA:
Género: Ensayo
Traducción: Javier Calvo Perales
Editorial: Random House

SINOPSIS: 
Primer volumen de una magistral recopilación de los ensayos más brillantes del Premio Nobel de Literatura J.M. Coetzee, algunos de ellos inéditos, en torno a los escritores esenciales de la literatura universal.
El acto de escribir está íntimamente unido al acto de leer, y a lo largo de su carrera J.M. Coetzee ha abrazado estrechamente ambas pasiones reflejándolas en su notable faceta de ensayista y crítico literario.
En anteriores compilaciones de ensayos, el Premio Nobel ya evocaba las lecturas que apuntalaron la génesis de sus libros. Para Las manos de los maestros, el autor ha seleccionado algunos de estos ensayos, sus favoritos, y los ha acompañado de una serie de textos escritos posteriormente, que se publican ahora por primera vez en lengua española. A lo largo de dos volúmenes exclusivos, el autor vuelve a dar muestra de su aguda penetración crítica y de la gran admiración que siente hacia quienes considera sus maestros.
Más allá de la erudición deslumbrante y la pasión por el estilo y el lenguaje de este sagaz observador, encontramos en estos textos las preocupaciones humanistas y estéticas de uno de los escritores más prestigiosos del mundo contemporáneo, en lo que podría definirse como la mejor aproximación a la obra de algunos de los grandes maestros de la literatura.
En este primer volumen, Coetzee nos invita a viajar por la literatura de T.S. Elliot, Nadine Gordimer, Doris Lessing, Walt Whitman, William Faulkner, Arthur Miller, Philip Roth, Patrick White, Les Murray y Gerald Murnane. 

OPINIÓN:
He estado dudando de si hacer o no una pequeña reseña de este libro de ensayos que acabo de leer de uno de mis autores favoritos, Coetzee, pero, por si interesa, allá va. Se trata del libro "Las Manos De Los Maestros", Tomo I. Es un conjunto de conferencias que debió de impartir en alguna de las universidades en las que ha estado.
El tema que vertebra estos ensayos (por ser directa) es la necesidad que tiene todo escritor de adscribirse a una TRADICIÓN CULTURAL (de ahí el interés por la definición de qué es lo clásico) y la dificultad con la que se encuentran los escritores "BLANCOS" que viven en una sociedad colonial o post-colonial. Así le dedica un capítulo a Eliot, autor estadounidense que desembarcó en Inglaterra y que intentó demostrar que tanto Inglaterra y la América inglesa se habían de definir "como provincias de una metrópoli eterna: Roma". Más adelante dice Coetzee muy agudamente "donde Eliot se equivocó fue en no prever que el nuevo orden estaría liderado desde Washington y no desde Londres, ni, por supuesto desde Roma".
Entre otras reflexiones, no puedo dejar de aludir al momento en que la música "clásica" aparece en su vida "una tarde de domingo del verano de 1955 cuando yo tenía 15 años, mientras paseaba por el jardín trasero de mi casa… pensando en las musarañas… oí música en la casa de al lado. Mientras duró la música me quedé helado, sin atreverme ni a respirar. La música me hablaba como nunca antes me había hablado. Lo que estaba escuchando era una grabación de 'El clave bien temperado' de Bach...". Y entonces todo cambió, fue un momento de revelación… Pero tuvo una gran trascendencia en mi vida porque por primera vez recibía el impacto de lo clásico".
A partir de ahí, se pregunta Coetze si en ese momento eligió los códigos culturales europeos que le brindaban un camino lejos del callejón sin salida en que se encontraba la sociedad sudafricana blanca. Este es el nudo de todos los ensayos: como autor sudafricano ¿de qué tradición será deudor? Y se lanza al seguimiento de otra egregia autora, Nadine Gordimer, que vivió la misma disyuntiva. Y ya no digo más... Interesante. Muy interesante.

Ana Ballester

13 de febrero de 2018

"Objetos frágiles", de Inés Mendoza

Objetos frágiles Inés Mendoza
FICHA TÉCNICA:
Género: Narrativa
Editorial: Páginas de Espuma

SINOPSIS: 
Si en el primer libro de Inés Mendoza el fuego era la metáfora de un deseo de transformación individual y colectiva, los dieciocho relatos que componen este nuevo volumen parten de aquella búsqueda para seguir indagando en los vínculos inciertos que surgen entre el yo y el mundo. En este sentido, Objetos frágiles es al mismo tiempo una cuidadosa relectura del ideario romántico y un viaje alrededor de la experiencia contemporánea de la descomposición.
En su apuesta por un Romanticismo actual y necesario, estas narraciones retoman la ironía del Decadentismo, la sugerencia simbolista, el gesto disidente de las vanguardias. Los hombres y mujeres que caminan por sus ciudades heridas son habitantes de los sueños, sonámbulos que, como los de Keats, Shelley o Novalis, nadan en el corazón de lo contradictorio: luz y sombra, erotismo y muerte, individuo y sociedad, materia y alma, jerarquía y caos, fugacidad y permanencia. Todos ellos se mueven en el territorio del duermevela y el vacío de lo real: encarnan la insignificancia de lo humano en la corriente del tiempo.
Objetos frágiles es, en suma, un libro apasionado, exigente y maduro, que confirma a Inés Mendoza como una de las voces más destacadas en el cuento español de hoy. 

OPINIÓN:
En apenas un centenar de páginas se recogen dieciocho relatos de la autora repartidos en tres partes. A parte de esta división formal yo los clasificaría en dos tipos, según su extensión. Por un lado los hay muy breves, de una o dos páginas, incluso alguno de un párrafo o pocas líneas que se podría calificar como microcuento. Entre ellos destacaría “Despedida” –cómo en pocas palabras nos hace reflexionar sobre “la voluble felicidad de aquello que nos envuelve”–, la incerteza que desprende el personaje de “Deconstrucción de la marquesa”, la eterna cita de la chica de “Epifanía del enemigo”, la bella metáfora de la rosa que sufre el “Estado de sitio”, o el halo de misterio que transmite “Umbral”. Son relatos que hay que leer y releer para captar su esencia y disfrutarlos.
Por otro lado encontramos otros más extensos cuyas historias sumergen al lector en los mundos personales de sus personajes. Como “Nostalgia del velero” –uno de los que más me ha gustado–, en “Hopperiana” el lector es arrastrado por la surrealista reflexión de un hombre sobre una sombra, la mujer que cada noche hace revivir la “Petite place de gare”, el bello cuento sobre la isla de “Mohr, la que huye de la luz”, el romántico anhelo de la protagonista de “Las ciudades perdidas”, la melancólica celebración de dos amigas “En el faro”, o la revelación que tiene la narradora de “Todo lo sólido”.
Distintas voces e historias peculiares, pero todas repletas de esos objetos frágiles que dan título al libro y que parece que se nos invita a cuidar. Son cuentos variados en cuanto a contenido y forma, los hay más y menos realistas, algunos muy poéticos y que denotan gran sensibilidad, pero todos escritos con una prosa lírica que es una delicia de leer. En mi opinión un recopilatorio de relatos heterogéneo muy interesante
.
Esther Rodríguez
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...